El arbolado urbano no debe ser considerado un simple adorno de nuestras calles, los árboles pueden convertir las degradadas ciudades industriales en entornos soportables y aportar a las mismas beneficios reales, pues reducen el ruido y el polvo de la contaminación atmosférica, crean en las calles pequeños ambientes vitales en los que se encontrarán las aves, favorecen microclimas donde las temperaturas se suavizan…los árboles ciudadanos aportan, además, un bienestar estético y psiquico. Su verdor crea contrastes con las construcciones acercandonos a la naturaleza silvestre y sus paisajes.

Sin embargo, para que todo esto ocurra en buenas condiciones, pues la vegetación urbana está sometida a un mayor estrés, es necesario que los árboles se dispongan y mantengan atendiendo a sus circunstancias y requerimientos específicos del lugar, suelo,especie,clima…

Leer más