ACIMA ha presentado un recurso de nulidad frente al otorgamiento del primer permiso de investigación minera de Valdeflorez, en la Sierra de la Mosca,  junto a la ciudad de  Cáceres,  por haberse omitido el trámite de  participación pública y consulta a las administraciones en su otorgamiento.

El recurso presentado por ACIMA ante el Consejero de Economía e Infraestructuras de la Junta de Extremadura  se fundamenta  principalmente en los vicios de nulidad del otorgamiento del permiso  de investigación minera de dos cuadrículas a favor de Valoriza Minería, S.L.U,  de los recursos de la sección C), fundamentalmente litio, al haberse tramitado el procedimiento sin participación pública,  ya que el anuncio de su solicitud no informó  a los ciudadanos sobre su derecho a participar haciendo  alegaciones y sugerencias, ni facilitó los datos suficientes para identificar la ubicación del espacio afectado por el permiso  por parte de  los afectados, ni  el órgano al que se podrían dirigir para  pedir información, ni el tipo de resoluciones que se adoptarían en ese procedimiento, entre otros requisitos exigidos por la legislación.

Tampoco el medio elegido de publicación en el DOE del anuncio es el medio adecuado para que los afectados por el permiso se puedan informar sobre el mismo y puedan participar en la aprobación de las medidas de restauración y gestión de residuos, anexo al permiso de investigación , o sobre el permiso mismo.

Estos anuncios defectuosos contravienen el Convenio de Aarhus, así como el Real Decreto 975/2009, de 12 de junio, sobre gestión de los residuos mineros de las industrias extractivas y de protección y rehabilitación  del espacio afectado por actividades mineras, así como la Directiva 2006/21/CE que dicho real decreto transpone, los cuales, en aplicación del Convenio , establecen la obligación de informar al público de manera “adecuada” (se contempla incluso la notificación personal a los afectados)  para que se pueda informar y participar antes de que se adopte una decisión sobre el otorgamiento del permiso , así como la obligación de  tomar en cuenta sus sugerencias y alegaciones.

Los defectos de  publicación impidieron también que el  publico pudiera alegar sobre la inviabilidad urbanística de la futura explotación de los recursos investigados , así como de las afecciones ambientales, y de la necesidad de que se consultara previamente a las administraciones afectadas, otro trámite que fue omitido y vicia de nulidad el otorgamiento.

El otorgamiento del permiso de investigación tuvo lugar el 13 de octubre de 2016 y aunque es un procedimiento ya terminado, es en base a dicho otorgamiento del permiso de investigación que la actual titular del permiso Tecnología Extremeña del Litio, S.L.U  ha solicitado la  concesión de la explotación de los recursos mineros  puestos de manifiesto durante la fase de investigación. De estimarse el recurso de nulidad se habría de proceder al archivo del expediente de concesión, por imposibilidad sobrevenida, tal y como sucedió al estimarse el recurso de alzada que ACIMA interpuso frente a la ampliación del permiso de investigación Ampliación a Valdeflorez  de 45 cuadrículas mineras.

ACIMA considera que en base a la “doctrina de los actos propios” , si se admitió el recurso frente al permiso de investigación  Ampliación de Valdeflorez por omitir el trámite de participación  pública, también se tendrá que admitir éste. Es más, la Administración debería haber revisado “de oficio” la concesión del permiso que ahora se recurre, al adolecer de los mismos vicios de procedimiento. Al no hacerlo, ACIMA se ha visto compelida a solicitar dicha nulidad para  preservar los derechos de participación  ciudadana de los vecinos de Cáceres.

 

 

 

¡Comparte!