Las asociaciones ACIMA y ADENEX han presentado alegaciones y sugerencias   al Proyecto de Ley de Ordenación Territorial y Urbanística “Sostenible” de Extremadura, en la que expresan su decepción tras leer las buenas y bonitas intenciones de su Exposición de motivos y por la falta de transparencia o informes y estudios previos que justifiquen esta innovación normativa .

Lamentan que de “sostenible” tenga solo el nombre, bajo el que se pretende esconder una visión economicista que no preserva el suelo, a pesar de reconocer que es un recurso no renovable. Lamentamos nuevamente, como ejemplo de la falta de participación social, el escaso plazo de 15 días dado para hacer sugerencias a una ley tan prolija, importante y extensa y una falta de consultas previas de más ambicioso alcance.

Aparte de las alegaciones pormenorizadas presentadas, queremos destacar aquí algunas de las Alegaciones más generales.

  • La omisión de informes y estudios que justifiquen la necesidad de esta nueva ley.
  • La omisión de memoria económica sobre el coste de implantación de sus innovaciones, especialmente de las Oficinas Técnicas Urbanísticas (actualmente casi abandonadas por falta de recursos) las cuales serán fundamentales para asesorar a los municipios a los que se confieren nuevas y mayores competencias ,así como un nuevo reglamento que señale la incompatibilidad absoluta para sus técnicos.
  • La falta de medidas de integración normativa con el resto del ordenamiento jurídico, especialmente la relativa a la evaluación ambiental de planes y programa , el Convenio de Aarhus y del Convenio Europeo del Paisaje de obligado cumplimiento no solo como protección, sino también como ordenación y gestión del territorio.
  • El incumplimiento de las normas sobre calidad normativa lo cual       va a dar lugar a una gran inseguridad jurídica por abuso de términos demasiado generales que no define como ;  Economía circular , Interés social, Sostenibilidad Asentamientos rurales , Perspectiva de género ,Puntos negros para las mujeres, ect.
  • Algunos conceptos son contradictorios: Como el relativo a los usos del suelo rústico.
  • Hay abuso de la delegación normativa en el Gobierno para su desarrollo, lo cual, si no lleva a cabo pronto, dará al traste con la efectividad de sus determinaciones.
  • La participación social que se contempla durante todo el proceso de ordenación territorial y urbanística se circunscribe  a la ya consabida apertura de plazo de alegaciones, no incorpora la idea de participación como proceso de intercambio de opiniones. En algunos supuestos clave incluso incluso omite este trámite.
  •  Declara la de vigencia de unos reglamentos urbanisticos obsoletos y no adecuados para una ley que pretende adecuarse a la realidad territorial de la Extremadura de hoy.

La falta de calidad normativa redunda siempre   en inseguridad jurídica, al tiempo que abre la posibilidad de que hayan interpretaciones contradictorias, a la arbitrariedad o a la ineficacia de los objetivos pretendidos, objetivos que por cierto, son muy loables según su exposición de motivos, pero de los que luego no se ven medidas concretas para alcanzarlos cuando se observa su articulado.

Por ello, desde ACIMA Y ADENEX, pedimos que se guarde este proyecto y se elabore uno nuevo tras un verdadero “proceso” de participación, que suponga un debate e intercambio de opiniones fluido entre el gobierno y los ciudadanos.

ALEGACIONES LEY DE ORDENACIÓN TERRITORIAL Y URBANISTICA DE EXTREMADURA.

¡Comparte!