Sentencia del TSJ anula el resort turístico Isla Marina en Valdecañas (Cáceres)

Una importante sentencia del TSJ de  Extremadura,  estima el recurso interpuesto por ADENEX, la Asociacion para la Defensa de los Recursos Naturales de Extremadura, frente al Decreto 55/2007 del Consejo de Gobierno de Extremadura  por el que se reclasifica en urbanizable 135 Ha del Espacio Natural Protegido y Zona de Especial Protección para las aves del embalse de Valdecañas y obliga a restituir los terrenos a su estado previo de suelo no urbanizable y la restitución de todos los actos que sean consecuencia de este.


El Complejo Turístico, de Salud, Paisajístico y de Servicios Isla Marina de Valdecañas, promovido por la sociedad “ad hoc” Marina Valdecañas, S.A. era el proyecto piloto para otros muchos proyectos como este, que la Junta de Extremadura quería llevar a cabo para implantar una política de turismo de embalses,  al estilo del turismo de sol y playa que ha arrasado con gran parte de los espacios naturales del Mediterráneo. Anteriormente, la misma asociación obtuvo la nulidad de otro decreto que facilitaba la propagación rápida de este modelo  usando un procedimiento “Express”, que es el de declaración de Interés Regional.

La sentencia declara el Decreto 55/2007 no conforme al ordenamiento jurídico ante la ausencia de justificación social y de interés público y regional, considerando que sólo se  ha justificado el interés económico de la promotora,  que es el interés principal, aunque secundariamente ello comporte beneficios a la zona. También dice que no se ha justificado la necesidad del emplazamiento en una zona de especial valor ecológico y espacio natural protegido, ni se han estudiado otras posibles alternativas.

El hecho de que espacios como la ZEPA que ha sido transformada por este proyecto (porque las obras ya están avanzadas) no hayan sido declarados formalmente como espacios protegidos, ello no es óbice para que se les provea de la protección correspondiente a un suelo no urbanizable de  especial protección, protección que ha de primar frente a otros intereses, como el turístico o urbanístico, conforme exige la normativa nacional y europea de protección de la Red Natura 2000, en la que se insertan estos espacios.

Esta sentencia ha sentado muy mal a la Junta de Extremadura, quien además de anunciar que recurrirá al Tribunal Supremo, ya ha anunciado represalias a Adenex,  como la retirada de todas las ayudas y financiación de proyectos, y algunos socios de la ONG Ecologistas en acción, que también recurrió este Decreto, con el mismo resultado favorable, están siendo amenazados y agredidos por vecinos que piensan que han perdido una oportunidad de progreso.

Pero aún así, seguiremos poniendo todo el esfuerzo que sea necesario para cortar  esta visión miope de “pan para hoy” (para la promotora que pretende el pelotazo, claro) y “hambre para mañana”, pues  nuestra vida depende de la salud de la tierra y de su biodiversidad,  cuyo continuo retroceso y pérdida no somos capaces de parar.

Y tampoco aceptamos la actitud prepotente de políticos, que piensan que pueden seguir influyendo en jueces y Tribunales, porque, afortunadamente, los tiempos están cambiando y ha llegado el momento de que se imponga la cordura y el estado de derecho.

Esta es la SENTENCIA y las noticias aparecidas en los medios de Extremadura.

Esta entrada fue publicada en Urbanismo. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.